Qué produce el sida

Enlace Patrocinado

Cuando hablamos sobre qué produce el sida, podemos pensar en las distintas consecuencias a las que conlleva esta enfermedad.
De hecho si nos centramos a nivel del organismo de esa persona que la padece, produce un debilitamiento en el sistema inmunológico debido al ataque en los linfocitos por parte del virus VIH. Al ser invadidos los linfocitos, el virus se reproduce hasta lograr destruirlos completamente, lo cual produce la infección en un organismo que carece de defensas para combatir otras infecciones que aprovecharán ingresar a un organismo con un sistema inmunológico indefenso.
Concretamente son las células T4 las que son atacadas por el VIH. Estas células son esenciales para el organismo humano debido a su tarea de defensa.
Al ingresar un virus o una bacteria o un hongo, el sistema inmunológico responde de inmediato con sus glóbulos blancos que producen anticuerpos cuya función es la destruir a los microbios invasores fagocitándolos.
El virus VIH al invadir los linfocitos, se reproduce o multiplica en el interior de los linfocitos destruyéndolos.
De este modo termina infectando el organismo debilitando el sistema inmunológico y en consecuencia impide que el organismo pueda hacer frente a la multiplicación de células tumorales o al ingreso de infecciones.
Una persona infectada será portadora asintomática durante la primera fase sin presentar alteraciones físicas. De este modo pueden pasar muchos años sin que le presenten síntomas del sida. Toda su vida puede permanecer de este modo, pero manteniendo el virus en su organismo es transmisora. Es decir que puede contagiar el virus.
A pesar de que no siempre lo podrá transmitir, al conocer su condición, debe mantener los cuidados necesarios a fin de prevenir el contagio.
Por otra parte después de la primera fase es común que una persona infectada mantenga de forma crónica los ganglios linfáticos inflamados, una enfermedad llamada linfadenopatía generalizada persistente.
Sin embargo siempre se encontrará expuesta a padecer otro tipo de enfermedades a partir del ingreso a su organismo de bacterias, hongos y virus con sus respectivas enfermedades llamadas oportunistas, ya que aprovechan la oportunidad de un sistema inmunológico incapacitado de brindar una buena respuesta.

Estas enfermedades no podrían presentarse a un organismo sano, ya que el sistema inmunológico se encuentra posibilitado de fagocitar al agente patógeno, ya sea que se trate de un virus, una bacteria o un hongo. En definitiva cualquier microbio que pretenda ingresar sería fagocitado impidiendo de este modo la presencia de otra enfermedad.
De hecho es el proceso normal cuando el organismo se encuentra en condiciones saludables.
Es decir que al ingresar un virus o una bacteria, las células T4 responden de inmediato debido al alerta que emite el sistema inmunológico por supuesto sano.
Por lo tanto no existe posibilidad que se presenten las llamadas enfermedades oportunistas.
Pero estas enfermedades oportunistas serán producidas en un organismo al que la acción del virus del sida dejó deficiente su sistema inmunológico.
De hecho a consecuencia de una deficiencia en el sistema inmunológico debido a la infección por el virus VIH, la imposibilidad de la acción de las células fagocitadoras deriva en lo que produce el sida.

Deje sus comentarios

*